Mensaje DID 2021

Todo comienza con el movimiento, un instinto que todos tenemos, y la danza es un movimiento refinado para comunicarse.

Por mucho que una técnica impecable sea importante e impresionante, la esencia es lo que el bailarín expresa dentro de ese movimiento.

Como bailarines, estamos en constante movimiento, aspirando a crear esos momentos inolvidables. Independientemente del género de danza, es lo que todo bailarín se esfuerza por conseguir. Así que cuando de repente ya no se nos permite actuar, con los teatros cerrados y los festivales cancelados, nuestros mundos se paralizan. No hay contacto físico. No hay espectáculos. Sin público.

Nunca en la historia reciente la comunidad de la danza ha sido desafiada colectivamente para mantenerse motivada, para hallar su razón de ser.

Sin embargo, es precisamente ahora cuando nos han quitado algo valioso, cuando realmente apreciamos lo vital que es lo que hacemos y lo mucho que la danza significa para la sociedad en general. A menudo se alaba la destreza física de los bailarines, cuando, en realidad nos sostiene aún más nuestra fuerza mental.

Creo que esta combinación única de agilidad física y psicológica nos ayudará a superarnos, a reinventarnos para seguir bailando e inspirando».

Friedemann VOGEL

Bailarín de ballet

Friedemann Vogel. Foto: Youn Sik Kim

“Una estrella mundial que nunca perdió el suelo bajo sus pies”, así describió la revista Tanz a Friedemann Vogel cuando lo eligieron como “Bailarín del año” por segunda vez en 2019. Al año siguiente, el prestigioso Premio Alemán de Danza honró al bailarín principal del Ballet de Stuttgart con el premio “Intérprete Sobresaliente”, en reconocimiento a su dilatada e ilustre carrera internacional.

Teniendo en cuenta cómo quería convertirse en bailarín desde que tiene memoria, tal vez no sea sorprendente que el primer documental de larga duración sobre él se titule “Friedemann Vogel – Encarnación de la danza”. Durante más de 20 años, el artista galardonado ha actuado en escenarios venerados de todo el mundo, desde la Scala de Milán hasta el Teatro Bolshoi de Moscú y el Festival Mundial de Ballet de Tokio, ganándose tanto la crítica como el público. Famoso tanto por sus representaciones profundamente conmovedoras en ballets dramáticos como por sus interpretaciones electrizantes en obras más contemporáneas, Friedemann ostenta el título nacional de “Kammertänzer”, la más alta distinción para un bailarín en Alemania.

Para más información: friedemannvogel.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.