END19: De la tiricia en solitario a la tiricia social

Flores blancas (cuando llorar no se puede), se presentó en el Teatro al aire libre del Centro Cultural Mexiquense Bicentenario, sede del Encuentro Nacional de Danza México 2019.  Dirigida e interpretada por Paula Villaurrutia, el día jueves 14 de noviembre, en la curaduría del festival es una propuesta proveniente de la región Centro.  Esta obra fue la encargada de abrir este escenario en el Encuentro Nacional de Danza. 

Un telar enorme, una mujer con un reboso muy largo, una luz al fondo, música tradicional mexicana, textos de Rubén Luengas y de Paola Klug, son los elementos  que toma Villaurrutia para contarnos  la historia de una mujer  que padece la tiricia (enfermedad  del alma): son la tristeza, la ansiedad, el estrés y depresión los que afectan a esta mujer.

¿Cómo se va la tristeza?, ¿cómo se cura la depresión?  La intérprete encuentra cantos, sonidos, flores blancas. Es también cuando nos  tejemos, cuando nos reencontrarnos; es ahí  que la tiricia encuentra caminos.  

Así, la intérprete nos acompaña también en nuestra tiricia social, en un contexto impregnado de violencia, una mujer sale a llorar,  a tejer  su  tristeza  con esos otros y otras  que a diario  lloramos por la falta  de empleos, que lloramos por los sin sentidos que nos  ha dejado un sistema social  que da muerte a la vida.  En el escenario  llueven  flores blancas para cada uno de nosotros.

La coreógrafa e  intérprete, tanto  en esta  como en otras de sus obras, “busca su danza”, una integración de elementos de la danza folclórica, danza tradicional  y  distintos estilos y códigos contemporáneos, de manera  que su propuesta es  “la  danza tradicional  en un lenguaje contemporáneo” para poder contar historias internas. Dicha búsqueda parte de una desidentificación de un formato  tradicional que muestra estampas coloridas y alejadas de los pueblos y comunidades.   

La necesidad de encontrar,  crear desde otros lugares y dialogar saberes en términos corporales, es una inquietud que está presente en muchos  intérpretes y coreógrafos, que a su vez refleja la necesidad de alimentarnos, encontrarnos y de esa construcción constante que va más allá de fronteras geopolíticas.  

 ADDY VICTORIA HURTAZO OLIVA

Sociólogo y bailarina

Addy Victoria Hurtazo Oliva

Sociólogo y bailarina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.